Wednesday, February 20, 2008

No smoking


Yo solo fumo cuando salgo a reventar. Los demás días, no. Eso sí, en esas noches de desmadre, fumo como imbécil. El resto de la semana ni siquiera se me antoja fumar cigarrillos. Pero de todas maneras, fumo, así que tengo una opinión sobre lo que sucede con la Ley Antitabaco.

1. Como fumador, creo que es una ley absurda, mal calculada y pensada de manera unilateral. Es arbitraria y esquemática. Me brinca sobre todo que uno ya no vaya a poder fumar en bares y restaurantes, si a esos lugares la gente va a consumir ciertas cosas, como el alcohol y el tabaco (y, si hay pusher, pues otras cosas más, pero ese es otro tema). Hay lugares, como los horrendos Vips, en donde sabes que en la entrada uno decide en qué sección se va a sentar a consumir. No hay pierde. Y a mí, siendo fumador, de todas maneras me molestan los tarados que prenden cigarros o puros en esas zonas. Son ignorantes o malaleche. Y los que fuman en oficinas... De igual manera me molesta ver gente fumando en los parques: son zonas francas, ahí va uno a (tratar de) respirar aire fresco y puro. (Los que suelen hacerlo son los intelectuales wannabe que se llevan sus libros de poesía blandita y mamerta o novelas de realismo mágico y encienden sus pipas o cigarros sin filtro y creen que son muy inteligentes) Pero a los bares, por ejemplo, uno sabe a lo que va. En todo caso, existen bares en los que no puedes elegir no fumar, y aquellos que están mal ventilados y en los que el humo se encierra en sus pequeñísimas dimensiones. Pero si no te gusta eso, simplemente puedes no ir. Es molesto sentarse con alguien que no fuma y que está tapándose la nariz y la boca o manoteando en el aire. ¡Pero si está en un bar! ¡Sorpresa! Sé que tienen el mismo derecho de escoger el lugar al que van y a desear que ciertas cosas estén garantizadas, pero yo también, por ejemplo, desearía que en los lugares a los que voy no sonara música grupera, y si no dejo de ir, es por decisión propia.

2.Creo que la manera en que se defienden los fumadores es igualmente maníquea que la de los no fumadores: luchan por el derecho a fumar. Desde luego que ese derecho no existe, pero tampoco todas las cosas que hacemos están en la Carta Magna: no existe el derecho a jugar videojuegos o a escuchar la música que uno quiera escuchar. Y sin embargo, al libre albedrío para elegir le llamamos "nuestros derechos". El problema es que si hablas de tu derecho a fumar, el otro te puede replicar con su derecho a respirar. Yo lo que creo es que debemos salvaguardar el derecho a no ser chingados. O sea, que los que no fumen no vayan a donde se fuma en cantidades industriales, y que los que sí fuman, no lo hagan en donde no se debe hacer (y si no hay letreros, se usa el sentido común).

3. Creo que debería haber bares para no fumadores (y entonces podría llegar alguien que quisiera estar en un bar en el que nadie bebiera y podría ponerse a chingarlos, pero ese también es otro tema), de esa manera uno sabría a qué lugares no ir -en el caso de los fumadores- y los que no fuman tendrían un lugar en donde chupar paletas Tutsi Pop. Creo que los no fumadores y las meseras y los meseros han sido cruelmente castigados por nosotros, los que sí fumamos y que, en todo caso, la responsabilidad es en buena parte de los bares: deberían tener las secciones bien definidas.

3. Es una desgracia salir a la calle y saber que si algún amante de la velocidad (de pene chiquito) toma la calle que vas a cruzar, puedes morir atropellado. Que alguien, por ir borracho, puede arrollarte. Pero ir a un bar, es una opción, una decisión libre. Yo no veo que se estén tomando medidas en contra de los microbuseros, de la gente que arroja basura en la calle o que truena cuetes. Por lo menos, no hay medidas tan extremas como la de la Ley Antitabaco. ¿Cuándo habrá cero tolerancia hacia los conductores de chimecos, menores de edad y que manejan a altas velocidades y con música a todo volumen? Finalmente, como toda prohibición, esta medida generará descontento y formas de birlar la ley.

4. Y lo peor es que nos lo vengan a recetar los legisladores, con el argumento de proteger la vida y la salud... ¡pero si son políticos! ¡¿Proteger la vida y la salud?! ¡¿Ellos?! Ja.

8 comments:

Chosty said...

No hay bronca que fumen, la bronca es que la demás gente tenga que aguantar el vicio o enfermarse por el vicio de otros.

Si yo tomo pues yo me pongo pedo y ya. Pero si fumo todos se tragan mi humo.

jmiguel said...

Primera vez que paso por este blog y este post me hace pensar que mas personas deberían de analizar las cosas como tú lo haces, y no me refiero a pensar lo mismo, sí no al hecho de analizar a profundidad la mayoría de las circunstancias o leyes que nos rodean y no ponernos a chismear o juzgar a la ligera.

Muy buen post.

Anonymous said...

Es bastante tonto ir un bar y pensar que nadie va a fumar, obvio la gente va a los bares entre otras cosas a FUMAR �� y a fumar lo que no te puedes fumar entre semana; porque en la oficina o escuela no est� permitido o porque simplemente lo mejor es esperarte a estar en compa�a de unos buenos tequilas ���.

sobre lo que dices del sentido com�n ���. Cuantos en realidad tenemos sentido com�n en este pa�s, donde vas en el auto y ves como caen las bolsas de papas de los camiones o cuando sacan a pasear a sus perros y no levantan ��� bueno tantos ejemplos que hay ��.. lo �nico que nos queda es �tener sentido com�n� y educar a los ni�os que tenemos alrededor

Lou

Kuro said...

todo el asunto este de fumar y prohibirlo es -creo- pura corrección política llevada al extremo.
la policia de la amabilidad que esta sobre todos nosotros.
damn it.

Anonymous said...

Un texto muy inteligente de su parte respecto a la ley antitabaco.
Fumar: muy malo para la salud, pero un mal necesario para aliviar la ansiedad.
Reciba un saludo.
Dr. Arregui

Anonymous said...

Orale! Bueno, dejare mi comentario bajo mi propio riesgo. Opino igual que el compa de arriba...el sentido común es el menos común de los sentidos. Me parece que confiar en la buena voluntad y reflexión de los fumadores ya no es una opción...¡por favor! no importa lo pequeño del lugar o lo inconveniente que resulte, a la mayoría de ellos les vale remadres. Por favor, apelemos a la razón, poca madre que a los que fumen no les importe intoxicarse y respirar humo, en serio, bien por ellos, o mal, es su pedo, que bueno que les "baje la ansiedad", hasta puedo decirles que aumenta su agudeza atencional según una investigación que conozco. De ahí a que de huevitos te echen el humo en la jeta, pues hay un buen tramo. Te planteo otra solución...bares para no fumadores...!!! ¿cómo ves? que mira que los hay...los que estan al aire libre.Y si tu argumento sigue siendo que cada quien elija a donde chingados ir, pues lo siento fumadores: tendrán que elegir ya no ir a esos lugares de intolerancia. O fumarse su cigarro ajuera. Perdón, si, pinches legisladores pendejos, pero por una que hacen bien, hay que reconocerles. Apelemos a la razón.
dianoide@yahoo.com.mx

Kurazaybo said...

Pues yo fumo muy poco, generalmente no me molesta que la gente. Los argumentos de la salud, francamente y con todo respeto, me tienen sin cuidado: siempre podemos alejarnos de los que fuman si eso nos molesta. Fumar en oficinas y salones de clase si me parece inadecuado, mas por considerarlo una falta de respeto que otra cosa.

Ahora a lo que voy: yo pase mi infancia con mis papas en un puesto de tianguis, tuve oportunidad de conocer comunidades marginadas en lugares selvaticos de la republica y a la vez pase por algunas de las escuelas/universidades mas fashion del pais. Y cada vez que veo sobre esta ley lo que mas me sorprende es que se refiera a no fumar en lugares publicos cerrados (ignoro si la ley se refiere exactamente a eso pero es lo que he oido decir) y me da un poco de risa, lo siento ironico como lo de Madrazo y su computacion en ingles en toda escuela porque realmente ¿cuanta gente del pais tiene acceso a lugares publicos cerrados? Parece que nadie se da cuenta que en realidad solo muy pocos.

Blumpi said...

Hey, gracias a todos por sus comentarios. Creo que todos tienen razón y ese es el meollo del problema: que no hay una solución absoluta. Creo que sí, en efecto, debería de haber bares para fumadores y para no fumadores. Aunque beber, supuestamente, solo le afecta al que lo hace, la realidad es que no es así. Usar el sentido común debería ser lo que solucionara el problema, pero es cierto que en general, nadie lo usa. Ahora, esperemos la proxima legislación para prohibir el tequila porque empeda más que la cerveza, o el chocolate porque acelera a los niños. O el sol porque si te expones mucho a él, te quema. Lo que no creo es que se prohiban los camiones y las fábricas porque nos hacen fumarnos sus emisiones sin nuestro consentimiento. ¿Por qué habría de prohibirse eso, verdad?