Wednesday, January 16, 2008

Dogs



Hoy venía de regreso de casa de Yvonne y mientras esperaba un microbús vi a un homeless acompañado de un French Poodle grande. Lo llevaba con su cadena y todo. El perro tenía, como muchos perros callejeros, rastas y mucha mugre. También llevaba puesto un suéter que seguramente le consiguió su dueño.



El hombre se puso a escarbar en un bote de basura en busca de comida y encontró una botella de agua purificada a un cuarto de su capacidad. También sacó del tambo un vaso desechable en el que, yo creo, alguien había bebido atole. Sirvió agua en el vasito y se lo dio a beber a su perro mientras él se empinaba la botella. Es una de las muestras de solidaridad y amistad más sinceras que he visto.



Me acerqué y le extendí un billete de 20 pesos al hombre, que me agradeció mucho. Le dije que para que se comprara algo para él y su perro (ya sé que no le alcanzará para casi nada, pero, ¿qué más podía hacer?) y le pedí que lo cuidara mucho.



Yo creo que, para que yo viera que sí cuidaba bien a su perro, le echó un poco de agua que sobraba encima, como si lo estuviera bañando. Fue triste, extraño y bello. Así es la amistad, simple y desinteresada; generosa. O así la entiendo yo.



Y, el de la foto es nuestro French, que ya está viejito, pero que ahí sigue con nosotros.

5 comments:

elgüesos said...

Gran historia. Soy fan de los perros.

Blumpi said...

Chido, Güesos. los perros también son fans tuyos. (¡! el chiste es involuntario, lo juro!)

Kuro said...

http://pic.atpic.com/es/754069

Blumpi said...

KURO: no chingues! ese es el homeless y ese es el perro! no mames, me estás leyendo la mente? gracias, muchas gracias, luego voy a comentar sobre esta foto!

Kuro said...

:)